56 9 9548 6464 - 56 9 9047 4760

secreofta@gmail.com

Si no se detecta precozmente, la retinopatía diabética produce ceguera

Fuente: La Segunda

Se presenta más en adultos en edad laboral y afecta también a diabéticos.

Lo más grave es que durante mucho tiempo no presenta síntomas y pese a tener lesiones retinales en un comienzo no hay una baja de visión”. Es una enfermedad crónica; sólo podemos detener su progresión para evitar la ceguera”.

“La retinopatía diabética es el daño de la retina del ojo (capa sensorial más importante para la visión) provocada por la diabetes mellitus (DM)”, comenta Michel Mehech, quien lleva 28 años como oftalmólogo subespecialista en enfermedades vitreorretinianas y es director Médico de Clínica Oftalmológica 20/20.

Y agrega: “Hoy se considera a la diabetes mellitus una verdadera epidemia mundial y aporta cerca de 12% de los nuevos no videntes del mundo”.

El especialista dice que en Chile se estima que un 30% de pacientes con diabetes mellitus padece de una retinopatía en diversos grados. “Si no se detecta precozmente puede producir una ceguera irreversible. En más alto número está en hombres que en mujeres, en mayores de 65 años en edad laboral y en pueblos originarios”.

Mehech aclara que afecta principalmente a pacientes diabéticos con más de diez años de esta enfermedad confirmada y que se cuidan mal. “Es una enfermedad crónica; sólo podemos detener su progresión para evitar la ceguera”, dice el especialista quien fue presidente de la Sociedad Chilena de Retina (entre 2011 y 2017)

Explica que entre los factores de riesgo están la hipertensión arterial, obesidad, sedentarismo, hiperlipidemia, estrés y embarazo. “Lo más grave es que durante mucho tiempo no presenta síntomas y pese a tener lesiones retinales en un comienzo no hay una baja de visión”.

Y añade: “Esa es una de las razones por las que los pacientes diabéticos se cuidan mal. Muchas veces presentan por años niveles muy altos de azúcar en la sangre sin tener síntomas que los obliguen a cuidarse mejor”.

—¿Cuáles son las causas de la retinopatía diabética?

—Cuando los niveles de glicemia y hemoglobina glicosilada (azúcar) en la sangre son muy altos durante largos períodos, los capilares, pequeños vasos sanguíneos, que suministran sangre a la retina pueden dañarse irreversiblemente. Con el tiempo estos vasos sanguíneos comienzan a filtrar líquidos y grasas, produciendo un edema (especie de inflamación y acumulación de líquido). Simultáneamente, una condición llamada isquemia (mala irrigación) provoca que los vasos sanguíneos se tapen.

—¿Cómo se puede prevenir?

—Optimizando el control de la glicemia y de la hemoglobina glicosilada de manera estricta. Controlando los factores de riesgo como la hipertensión arterial, dislipidemias, obesidad y estimulando la actividad física. Siendo muy rigurosos en el control periódico del fondo ocular, anualmente en pacientes diabéticos sin retinopatía diabética. En caso de diagnosticarlo, el paciente debe ser derivado a un retinólogo para su oportuno tratamiento; fundamental para prevenir la ceguera.

—¿En qué consiste su tratamiento?

—Dependiendo de la etapa de la RD, el tratamiento va desde la fotocoagulación con láser, pasando por la inyección intraocular de antiangiogénicos o corticoides para finalmente llegar a la compleja cirugía vitreo retinal.

Alianza franco-chilena

Tras seis años de formación en Francia, en 1990 el doctor Mehech y el médico francés Jean Claude Thenot crearon un convenio marco de cooperación con la Sociedad Francesa de Oftalmología (SFO) y con el Centro Hospitalario Universitario (CHRU) de Rouen-Francia (donde el chileno fue jefe de Clínica por dos años).

“Las Jornadas Franco-Chilenas de Oftalmología, hoy en su versión XXV, son el resultado del entusiasmo por difundir la escuela francesa de oftalmología en nuestro país, tan tornado hacia el mundo norteamericano”, explica Mehech.

Y agrega: “Las oportunidades que el viejo mundo abre en la formación de pre y posgrado en oftalmología son enormes. Ya son numerosos los colegas chilenos que han podido beneficiarse de este intercambio académico del más alto nivel”.

Las jornadas médicas se realizan alternando un año en Chile y otro en Francia. El patrocinio es de la Sociedad Chilena de Oftalmología (Sochiof), la SFO y la Embajada de Chile en Francia.

Además, crearon la Revista Franco-Chilena de Oftalmología, un intercambio de becados y fellows de subespecialidades.