56 9 9548 6464 - 56 9 9047 4760

secreofta@gmail.com

Jornadas Franco Chilenas de Oftalmología y el transplante de córnea

Fuente: La Columna del Galeno, Boletín ACFI Septiembre

Dentro de los Grandes temas que se discutirán dentro de las próximas Jornadas Franco Chilenas de Oftalmología (www.jfco.cl) nos encontramos con EL TRANSPLANTE DE CORNEA:
Se encontrará en Chile uno de los líderes de opinión y pionero de las nuevas y modernas técnicas de Injerto Corneal en Francia y parte de Europa, así como el creador de uno de los Bancos de Cornea referentes en Francia y Europa.
Se trata del Pr. Marc Muraine Jefe de Servicio de Ojos del CHRU de Rouen Francia y colega de formación mía y del Dr. Thenot mientras nos encontrábamos en Francia.
La córnea es el tejido más anterior del globo ocular, en ella se apoya la lente de contacto. Su transparencia es su principal característica. Esta se mantiene gracias a una gran cantidad de fenómenos biológicos, muchos de los cuales son delicados y pueden ser dañados por enfermedades o traumatismos.
El injerto de córnea, es una de las técnicas quirúrgicas más antiguas de la oftalmología. Básicamente consiste en la sustitución de una córnea enferma por otra sana, obtenida de un donante-cadáver.

INDICACIONES
Se indica el Trasplante de Córnea cuando el tejido Corneal ya no es transparente impidiendo la visión, o produciendo un aspecto poco estético en la mirada, o en su defecto cuando existe una deformación mayor de la córnea llamada queratocono.

 

TÉCNICAS
La más conocida es la queratoplastía penetrante, que consiste en un recambio de parte de la córnea, pero en su espesor total. Para ello se realiza una trepanación corneal tanto del donante como del receptor.
Por otro lado, en los últimos años se han desarrollado técnicas más conservadoras, llamadas queratoplastías lamelares, es decir en las que se recambia sólo una capa del tejido corneal, manteniendo buena parte de la córnea propia. Con ello se puede reducir ciertas complicaciones intra y post operatorias. Lamentablemente, no siempre es posible aplicar estas modalidades menos invasivas de injerto de córnea, por su complejidad técnica y porque en Chile no contamos con Banco de Corneas debidamente equipado.

 

COMPLICACIONES
Como toda cirugía, el injerto de córnea no está exento de potenciales complicaciones. Entre ellas podemos citar: la falla del “botón” donante, el rechazo inmunológico, la infección, generación de altos astigmatismos.

 

PROBLEMA: PROCURACIÓN DE TEJIDO CORNEAL EN CHILE
Esta cirugía sólo es posible en la medida que existan donantes, es decir personas que luego de fallecer, cedan sus órganos y tejidos para el bien de personas que lo requieran, por padecer de una enfermedad.
Como se entenderá, debe transcurrir poco tiempo entre el momento del deceso y la trasplantación del tejido u órgano en el paciente-receptor.
La Ley 20,673 de octubre del 2013 dice que: “Toda persona mayor de dieciocho años será considerada, por el solo ministerio de la ley, como donante de sus órganos una vez fallecida, a menos que hasta antes del momento en que se decida la extracción del órgano, se presente una documentación fidedigna, otorgada ante notario público, en la que conste que el donante en vida manifestó su voluntad de no serlo. El notario deberá remitir dicha información al Servicio de Registro Civil e Identificación para efectos del Registro Nacional de No Donantes, según lo establezca el reglamento respectivo”.
Sin embargo, las cosas no son tan fáciles ya que a menudo los deudos se oponen a la materialización de la procuración de tejidos y órganos desde su familiar recién fallecido.
Por otro lado, se requiere de un sistema de procuración (extracción de las córneas) y de preservación y de transporte de la misma, para que no se dañe en la manipulación y transporte. Ello conlleva a la necesidad de contar con bancos de córnea. En Chile se ha contado con muchas iniciativas por parte de la Sociedad Chilena de Oftalmología y organismos benéficos como el Club de Leones, pero la dificultad técnica y de obtención de los tejidos, sumado al costo de los estudios de laboratorio para descartar enfermedades potencialmente transmisibles durante la trasplantación, ha hecho fracasar muchas de ellas.
En 2014 el Ministerio de Salud habilitó el primer banco de córnea nacional en el hospital San Borja Arriarán. Gracias a un mecanismo de registro de candidatos a ser injertados, la lista de pacientes ha ido disminuyendo progresivamente, estabilizándose en unos 540.
Otro mecanismo legal, consiste en traer tejidos corneales desde países con mayor desarrollo en técnicas de preservación de córneas como es Estados Unidos, mediante un trámite relativamente sencillo.
En conclusión, si bien el procedimiento quirúrgico de un injerto de córnea es relativamente sencillo y rápido en manos expertas, el principal problema sigue siendo en Chile el de la obtención de donantes. Esta es una realidad nacional que ha ido mejorando en nuestro país, pero sigue siendo insuficiente. Es de esperar que se produzcan cambios culturales y morales que den pie a una mayor cantidad de procedimientos realizados en bien de pacientes que sufren de ceguera secundaria a enfermedades corneales.
El Profesor Muraine vendrá a contarnos todos sus secretos, esperando que algunos de éstos se puedan implementar en Chile.