56 9 9548 6464 - 56 9 9047 4760

secreofta@gmail.com

A propósito de las infecciones post operatorias del Hospital Gustavo Fricke

Fuente: La Columna del Galeno, Boletín ACFI Abril

La endoftalmitis exógena post cirugía de cataratas, es una inflamación intraocular producida por una infección habitualmente bacteriana y más raramente fúngica, que afecta a todas las capas internas del ojo.

Su prevalencia ha disminuido gracias a medidas preventivas, oscilando entre el 0,1 y 0,3 % de los pacientes operados de cataratas. Más frecuente en diabéticos, en pacientes con enfermedades que generan inmunodeficiencia y también en aquellos casos donde la cirugía fue más difícil, larga y complicada.

A propósito de los casos 11 casos de endoftalmitis que afectaron al servicio de ojos del hospital Gustavo Fricke, debo señalar que este tipo de eventos son muy esporádicos y que sólo la estricta revisión de los protocolos utilizados podrán quizás explicar este desafortunado episodio que fundamentalmente compromete a los pacientes y su futuro visual, al Centro Asistencial y su prestigio y también al médico oftalmólogo involucrado que siempre velará por buscar el bien y la mejoría de la salud de sus pacientes con sus actos. Cuando ustedes se tengan que someter a un tratamiento quirúrgico de alguna enfermedad; en este caso ocular, sugiero siempre analizar con su galeno las ventajas e inconvenientes de dicho procedimiento.

No existe en medicina ningún tratamiento exento absolutamente de riesgos, tampoco la garantía de un 100% de éxito. Sin embargo, hoy día las condiciones de profilaxis, las técnicas de esterilización y las quirúrgicas, permiten realizar cirugías con un alto nivel de seguridad. Hoy Chile tiene estándares internacionales de manejo, control y prevención de infecciones operatorias.
La clave del éxito en el tratamiento de una endoftalmitis post cirugía de catarata es el manejo rápido. Por este motivo si usted presenta en el post operatorio dolor, ojo rojo, baja de visión, debe consultar en el mismo día a su cirujano.

Hecho el diagnóstico se procederá a colocar antibióticos adentro del ojo, y eventualmente realizar una cirugía de aseo llamada Vitrectomía.
Debe quedar en sus registros que si un médico le dice “…Yo nunca tengo complicaciones en mis actos médico quirúrgicos.”, es porque ese médico miente u opera muy poco.