56 9 9548 6464 - 56 9 9047 4760

secreofta@gmail.com

Retinopatía Diabética

La retinopatía diabética (RD) provoca problemas graves en la visión, siendo una de las primeras causas de ceguera en Chile. Es la causa líder de nuevos casos de ceguera en la población adulta menor de 50 años, aportando casi 8.000 casos (12%) de nuevos ciegos cada año, y esto va en aumento. Hoy hay cerca de 200 millones de diabéticos en el mundo; en el 2030 habrá 400 millones, según la OMS.

Si todos los pacientes con retinopatía diabética hubieran sido tratados precozmente, el rango de ceguera podría bajarse del 50 al 5%, reduciendo el 90% de los casos de pérdida visual y de ceguera.

Cualquier diabético con 15 años de enfermedad, tiene un 95% de posibilidades de tener daño en la retina, lo que se ve agravado cuando además de la diabetes existe hipertensión arterial, aumento del colesterol, stress y sedentarismo entre otros factores como el descuido en la alimentación y los malos hábitos de vida.

La Importancia del control Oftalmológico

En la mayoría de Ios pacientes, el daño provocado por la retinopatía diabética se produce en forma asintomática y silenciosa; se manifiesta cuando está muy avanzada o debuta con un evento que produce limitaciones visuales severas y muchas veces irreversible.

Todo paciente diabético tipo II debe ser evaluado por un oftalmólogo al momento del diagnóstico de la enfermedad y, según los hallazgos en el fondo de ojo, se programa la siguiente cita o se realizan exámenes (angiografía y/o OCT) y se programa un tratamiento. En el caso del paciente diabético tipo I, necesita un examen de fondo de ojo a los cinco años de efectuado el diagnóstico de la diabetes.

Tratamiento

Partamos de la base que el principal y más importante tratamiento es el de la diabetes (equilibrio de la glicemia y hemoglobina glicosilada), así como el control de los factores de riesgo (hipertensión arterial, dislipidemias, etc.)

En nuestra clínica 20/20 – CEOLA realizamos control clínico y ofrecemos diversos tratamientos para esta enfermedad según sea su grado de avance:

• FOTOCOAGULACIÓN CON LÁSER: es un procedimiento ambulatorio, que utiliza anestesia local con gotas oftalmológicas. Se aplica un láser para disminuir el riesgo de progresión de la enfermedad y de baja de visión severa. A veces, es necesario repetirlo o complementarlo con otros procedimientos para lograr buenos resultados.

• INYECCIONES INTRAVÍTREAS: En algunos casos y con antestesia local en base a gotas oftalmológicas, se inyectan corticoides o antiangiogénicos (anti VEGF).

• VITRECTOMÍA POSTERIOR: Es una de las cirugías de mayor complejidad en el area oftalmológica y se utiliza cuando la enfermedad tiene un avance importante. Esta intervención accede a la cavidad vítrea para retirar parte o casi la totalidad del humor vítreo y reparar o paliar el daño producido por la retinopatía diabética. Se utiliza anestesia local, general o mixta y la intervención puede durar entre treinta minutos y tres horas. En algunos casos se puede requerir más de una intervención, pero lo importante es que muchos pacientes que antes perdían la visión, hoy tienen una solución a su problema.

Resumen

• Siempre es muy importante el adecuado control metabólico, de presión arterial, lípidos y lavisita periódica al médico tratante. Si una paciente diabética se embaraza o un niño diabético llega a Ia adolescencia, necesitará un
control oftalmológico.

• Cuando la retinopatía diabética necesita tratamiento, se indica fotocoagulación láser, inyecciones intravítrea de corticoides o antiangiogénicos y, en los casos más severos, cirugía (vitrectomía).